Blog de Clínicas Dr Rivero- Psicólogos en Murcia

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
Últimas entradas

Publicado por en en Ansiedad y Depresión

b2ap3_thumbnail_adiccion.jpgA menudo nos bombardean en los diversos medios con información acerca de lo que nos cuesta dinero, de cómo deberíamos o no gestionar nuestra economía.

Los hogares españoles se ven abocados a apretarse el cinturón y los dientes, ya que  ahora, a toro pasado, nos damos cuenta de determinado tipo de conductas que nos hicieron gastar más de lo que podemos en cuestiones más o menos importantes.

Pocos individuos o familias caen en la cuenta de que prestarle más atención a su salud les puede ayudar a ahorrar y a mejorar su economía doméstica. Hablamos del ahorro en  medicamentos, de actuar de una forma proactiva, de organizarnos mejor a varios niveles, de prevención en definitiva.

Etiquetado en: Ansiedad
Visitas: 835
Calificar el artículo:

Fracaso Escolar? Hágale leer...Bajo el antifaz del fracaso escolar, suelen camuflarse ciertas dificultades en el aprendizaje a las que debemos prestar especial atención. Por favor, pongámonos en la situación de un niño o niña de 8 años que observa, como la evolución y el esfuerzo de sus compañeros, en el proceso de la adquisición de la lecto-escritura, tiene como premio la fluidez y comprensión de los textos y que, por el contrario, él o ella no es capaz ni de leer con cierta fluidez, ni de reconocer las palabra y tampoco de decodificar la información que cualquier texto pretende comunicar. Agreguemos a esta situación, la presión de los padres exigiendo más esfuerzo, la burla de algunos compañeros cuando toca leer en público, y el desesperante y dilatado proceso de diagnóstico de la situación por parte de la comunidad educativa. Si realmente hemos empatizado con la situación, ésta debe ser desesperante, desmotivadora y , consecuentemente, generadora de un más que posible fracaso escolar. Hago especial hincapié en este tema para que podamos imaginar la magnitud de la situación. Verbalizaciones del tipo “..no valgo, no sé , no puedo, soy inferior...” pasarán a engrosar la mayoría de los pensamientos de los niños/as que padecen Dislexia. 

Visitas: 1279
Calificar el artículo:

Este artículo se dirige a los padres que en algún momento deciden o están barajando la posibilidad de acudir a la ayuda profesional de un psicólogo. Trata de dar respuesta a las dudas más comunes: ¿Cuándo acudir al Psicólogo?, ¿Quién debe ir a consulta?, ¿Se lo digo al niño o no?, ¿Tengo que llevar a mi hijo si no tiene nada?…

b2ap3_thumbnail_infanciaydivorcio.jpg¿CUÁNDO SE VA AL PSICÓLOGO?

Esta pregunta es muy habitual. Muchos padres se cuestionan si es necesario llevar a su hijo a un psicólogo. La mayoría de casos que acuden a consulta llegan una vez que la problemática ha aumentado en intensidad y frecuencia (Ejemplo: “Nunca ha hecho lo que le pedimos pero es que últimamente solo sabe decir que “no”, lo dice de malas maneras y tenemos que estar encima de él para que haga las cosas”); o ha alcanzado un deterioro a nivel familiar (Ejemplo: “En casa siempre discutimos, no hacemos nunca nada porque siempre está castigado”) o a nivel académico (Ejemplo: “Venimos porque sus profes nos han dicho que busquemos ayuda”).

Es importante que los padres conozcan algunos de los cambios o situaciones en las que es aconsejable acudir a un psicólogo. Algunas de ellas son las siguientes: el niño muestra conductas difíciles (desobediencia, agresividad, obsesiones, tics…); conductas propias de la edad pero las presenta en exceso (miedo a diferentes situaciones u objetos, hiper-sensibilidad, llantos excesivos…) o por defecto (aislamiento, falta de atención, mutismo…); presencia de problemas físicos sin una causa médica (vómitos, dolor de cabeza…); o cuando el niño sufre un cambio repentino e inexplicable (un niño alegre se vuelve triste, un niño con  muchos intereses se convierte en pasivo sin interés alguno…); Cuando experimentan situaciones puntuales estresantes o inesperadas (divorcio, una muerte, cambio de ciudad…).

Visitas: 3551
Calificar el artículo:

Publicado por en en Ansiedad y Depresión

El Mundo de las EmocionesNormalmente,  a consulta  acuden clientes que preferirían dejar de  sentir miedo o tristeza; quieren dejar de sufrir, dejar de pasarlo mal en un duelo o tras una ruptura; muestran cierta apatía y es habitual que tengan la sensación de que, quizás, no son todo lo felices que su razonamiento les hace creer que podrían.

A menudo, además, en paralelo, y probablemente como consecuencia del intento por evitar estas emociones, aparece una ansiedad consecuente que distorsiona levemente la forma en la que estas realidades  podrían percibirse. Esta situación viene a provocar una sensación de  falta de control, de inestabilidad, y esto termina por convertirse  en el ingrediente necesario y definitivo para que una persona  acuda a consulta.

Visitas: 895
Calificar el artículo:

Rabietas

En este artículo se recogen algunas pautas a seguir ante las situaciones que más suelen preocupar a los padres y adultos que rodean al niño (rabietas, mentiras, peleas…).

¿Qué podemos hacer para controlar las rabietas?

  1. Intentar negociar con antelación alguna alternativa buena para todos, evitando la rabieta: “Si te aburres cuando mamá esté comprando puedes sentarte y jugar con tu DS”.
  2. Si se sospecha que va a iniciar una rabieta, intentar distraerle y canalizar su energía y atención a una nueva actividad más apropiada: “Dile a papá que prefieres esperar fuera”.
  3. Si ya se inició la rabieta, utilizar la “estrategia de los tres monos”: sordo, ciego, mudo y, si es necesario, desaparecido, hasta que cese la pataleta, siempre que no haga nada peligroso. En este caso sería necesario sujetarle. Una vez que termine el berrinche, alabar su final.
  4. Sacar, si es posible, al niño del lugar, si la rabieta es en público, e informar a los demás de lo que vamos a hacer y porque. 
Visitas: 9590
Calificar el artículo:

Mi niño se porta muy malLa  mayoría  de  los  niños  desobedecen  a  sus  padres  o  cuidadores,  e  intentan constantemente saltarse los límites que estos les marcan. Es normal que los niños quieran probar hasta dónde pueden llegar, y saber cuál será nuestra reacción sí sobrepasan los límites establecidos. Entre los 2 y 4 años los niños pasan por un periodo de oposición y resistencia, de fuerte protagonismo; es la época de “grandes rabietas”.  

Los padres deben tener en cuenta que los niños aprenden principalmente de dos formas:

  • Una es a través de las consecuencias de su conducta. Esto quiere decir que necesitan recibir recompensas y castigos por sus comportamientos (“menos discursos y más consecuencias”). No hay que confundir ser firmes con ser autoritarios. La afectividad es una cosa y la disciplina otra. Nuestros hijos no van a entender   que   les   queramos   menos   porque   seamos   disciplinados,  firmes   y pongamos límites y normas claras en nuestro hogar. Al contrario de lo que se piensa, esto les transmite una seguridad enorme. Nadie ha nacido sabiendo lo que se puede hacer y lo que no, lo que es adecuado o inadecuado, esto supuso un aprendizaje lento y constante del que se encargaron nuestros padres o cuidadores. 
Etiquetado en: Psicología Infantil
Visitas: 2434
Calificar el artículo:

b2ap3_thumbnail_pencils.jpgTodos hemos sentido la presión de no llegar a tiempo a todas las tareas que nos encomiendan, cuando esto sucede aparece el famoso e insalubre fenómeno del estrés. Ante esta situación tenemos tres posibles caminos:

  • El primero, y con más adeptos, continuar con el estrés hasta que nuestro cuerpo, a modo de aviso, nos alerte con una enfermedad producida por bajada de defensas, aparición de problemas dermatológicos, ataques de ansiedad u otras consecuencias menos leves.
  • En segundo lugar cabe la opción de procrastinar (según la RAE, diferir o aplazar) las tareas requeridas hasta que el acúmulo sea tan intenso que resulte casi imposible recuperar el tiempo perdido.
  • Por último, y como razón de ser de este artículo, cabe la opción de una organización de las tareas que nos permita comenzar y concluirlas en tiempo y forma. A mi juicio, lo más inteligente.

 

Etiquetado en: Psicología del Trabajo
Visitas: 1338
Calificar el artículo:

Éste sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y garantizar su correcto funcionamiento. Puede cambiar la configuración u obtener más información si consulta nuestra Política de Privacidad.

Acepto las cookies de este sitio